Este metal precioso ha cautivado por su color brillante a los hombres desde el amanecer de la humanidad. Su resplandor se asemeja tanto al sol, que muchas civilizaciones lo adoraron como si de una divinidad se tratase. De entre esos pueblos podemos destacar como los romanos llegaron a bautizarlo como Aurum o “Amanecer Brillante”.

No obstante, pese a esas características divinas que se le atribuían, el oro ha sido utilizado para diferentes usos y utilidades desde la antigüedad.  Y uno de esos fines es la utilización del oro en la cosmética para mejorar el aspecto de nuestro rostro.  

 

Pero ¿Es cierto que su origen es divino?

Si algo nos hicieron ver los alquimistas de la Edad Media es que el oro no puede ser creado por el ser humano. Varios estudios de reputados astrofísicos señalan que el principal origen del oro estaría en el espacio.  Algunas investigaciones nos indican que el oro podría haber llegado en forma de meteoritos causados por el choque de estrellas de neutrones que chocan y se fusionan para generar nuevas estrellas, millones de años atrás. De cualquier forma, el origen científicamente probado todavía no existe.

En definitiva, los investigadores creen que el oro es producto del nacimiento de un sol, ya que, únicamente en ese momento es cuando se puede formar este mineral. Cómo vemos, al fin y al cabo, nuestros antepasados tenían parte de verdad al pensar que existía una relación entre el oro y el sol.  

 

La India y la “Divinidad”

Y si hay un país donde el oro esté muy presente es en la India. Un país muy complejo, y tan diverso como religiones tienen, o como castas sociales existen. Un país donde existe una enorme riqueza y el mayor número de pobres del mundo es el líder mundial en importaciones de oro.

No obstante, el oro y la India van de la mano en cada una de sus celebraciones, bodas, bautizos, funerales, etc. Y en ese sentido todos, pobres y ricos se unen porque siempre sacan sus mejores adornos, ornamentos y abalorios realizados en oro. Se calcula que en las casas de la India existe la mayor reserva económica de oro del país, unas 18.000 Toneladas entre ricos y pobres.

 

El oro y su uso en la cosmética

No es fácil entender cómo un metal precioso pueda tener espacio dentro del mundo de los cosméticos. Sin embargo, existe una serie de cosméticos que introducen el oro por sus múltiples beneficios.  No obstante, este uso cosmético del oro proviene de mucho tiempo atrás, donde la misma Cleopatra fabricaba mascarillas de oro puro para utilizarlas durante la noche.

Los ingredientes y las fórmulas que componen los productos cosméticos se renuevan constantemente. Desde hace un tiempo este metal combinado con otros ingredientes nos ayuda a mantener y mejorar el aspecto de nuestro rostro

Pero ¿lo incluyen como símbolo de lujo, o como beneficio contrastado? En Unapologetic lo incluimos al finalizar la formulación. En ese momento, dejamos caer sobre la fórmula una infinidad de “copos de oro” de 24 Kilates…Es la “hora de la nieve de oro”. Y, contrariamente a lo que se pudiera pensar, estos copos de oro tienen un efecto inmediato sobre la piel aportando firmeza y suavidad.

Cuando nos aplicamos en nuestra piel la Crema Soberbia Spirit podemos llegar a encontrarnos alguno de esos pequeños copos que actúan como “puente” de otros ingredientes. Veamos sus beneficios.

 

Beneficios para nuestro rostro

Uno de los beneficios del oro es su efecto antioxidante. Además, sus propiedades lo convierten en el mejor agente contra los radicales libres, y regenerador de la piel debido a la estimulación del colágeno.

Nuestra meta con la Crema Soberbia Spirit  era introducir el oro por la relación entre sus electrones y los iones naturales de la piel. Esta propiedad ayuda a la piel a asimilar el resto de los ingredientes de la fórmula, ya que, abre los poros de la piel permitiendo su mayor permeabilidad. Cuando es aplicado se provoca en la piel una reacción que genera un aumento del flujo sanguíneo que acelera los procesos celulares.

En conclusión, desde Unapologetic no hemos incluido este material precioso para aumentar las ventas al reflejarlo en el marketing y la publicidad. No se trata de un lujo superficial, sino un gran conductor de todos los activos de nuestra fórmula. Si queríamos que nuestra fórmula con más de 20 ingredientes consiguiera mostrar sus beneficios, necesitábamos de este “hilo conductor” que es el oro.

 

No es oro todo lo que reluce

Ahora bien, tal y como dice el refrán “no es oro todo lo que reluce”, y en cosmética también ocurre. Este componente no es barato debido a la dificultad para obtenerlo y la complejidad del proceso de formulación con otros ingredientes.

Pero, si queremos obtener todos los beneficios que pueden obtenerse con el oro, solo será posible con oro de 24 Kilates y de gran pureza. Por eso, debemos desconfiar de productos que lo incluyan entre sus ingredientes, no obstante su precio sea muy inferior a otros parecidos.

 

El oro permite que nuestra piel esté en un estado de máxima receptividad para recibir los beneficios que le aporta nuestra Crema Soberbia Spirit.  En Navidad regálate oro con Soberbia Spirit. ¡Felices Fiestas!