Soberbia incorpora un nácar de perlas de primera calidad a su fórmula aportando así todos sus beneficios para la piel

 

Luminosidad

La madreperla o nácar, es decir, el recubrimiento en capas que da lugar a la gema, en forma de polvo, es el elemento concreto utilizado. Se trata de un ingrediente natural de origen marino, cuyo uso para fines cosméticos se remonta a más de 2.000 años y cuyas propiedades derivan de su riqueza en calcio y de la presencia de un importante número de aminoácidos en su composición.
La perla negra se ha convertido en un símbolo de belleza y elegancia en todo el mundo.

Esta sustancia la segrega la ostra para reparar roturas de la concha, es muy utilizada en cosmética, en su versión de crema, así como para jabones naturales.
Estas perlas tan cotizadas provienen de la ostra de los labios negros Pinctada Margaritifera. Este molusco tiene gran tamaño 12 cm. y pesa hasta 5 kilos, pero a pesar de sus dimensiones es muy frágil y tiene bajo nivel de supervivencia.

Las perlas de Tahití tienen fama mundial por su enorme y embriagadora belleza y por su tamaño.
Solo se encuentra una perla negra cada 15.000 ostras.

Perlas y nácar se han utilizado en la elaboración de productos farmacológicos y de belleza desde hace siglos, combinándolas con ácidos como por ejemplo el zumo de limón. El motivo es su capacidad de eliminar capas de piel (exfoliar), cosa que produce con el uso reiterado un efecto despigmentante y aclarante, eliminando las manchas oscuras producidas por el sol o los cambios hormonales.